26.3.15

Hola bombón!😽 antes de irme a dormir me gustaría decirte unos cuantos motivos por los que te quiero y me gustas tanto... Empiezo por algo sencillo, tu sonrisa. Me quedaría horas observándote cuando sonríes, me llena de felicidad! Tu sinceridad me hace confiar en ti, aunque ya sabes que para mi la confianza no es algo fácil, pero gracias al ser como eres poco a poco lo voy consiguiendo. Adoro tus besos, caricias, tu voz, tu mirada, tu cuerpo, esa carita tan bonita que tienes... Tus tonterías me enloquecen, me divierten y me encantan. Cuando te vas siento un vacío en mi, como si me faltara algo, pero a la vez pienso que cada minuto mas es uno menos para verte❤️ Espero que tengas un buen día cariño, y que nunca olvides que me encantas, me súper encantas y que te súper hiper quiero💏

5.11.14

Nunca debes derribar el puente que cruzas, por si te toca regresar.
Cuando abras los ojos, ya te habrás atiborrado de suficiente helado y chocolate como para empezar a endulzar ese sabor amargo que no te dejaba tragar. Empezarás a entender que, al fin y al cabo, hay dramas peores… Antes no estaba tan claro, antes ésto era el mismísimo Apocalypse Now. Te alegrará saber que, aunque incluso yo he llegado a tener serias dudas, ¡sigues viva! Ya puedes dejar de parecer un cadáver andante. El trastorno obsesivo compulsivo de controlar su última conexión en Whatsapp y demás movimientos en redes sociales irá disminuyendo hasta desaparecer. Puede que antes tu vida girara en torno a él, ¿y ahora qué? Ahora dependes de ti.
Ahora eres otra, te has quitado un gran peso de encima y eres una mujer nueva y más fuerte en busca de tu propia felicidad. Ahora es TU momento, ya ha llegado la hora de cerrar el grifo de lágrimas y aparcar la compasión, ahora debes empezar a valorarte y subir la moral. Te cuidarás y te arreglarás para ti, te mirarás al espejo con una sonrisa orgullosa porque has elegido seguir adelante. Es el momento de centrarte en ti, de volver a salir a la calle con los tacones puestos, y toda esa confianza que parecía perdida, volverá con los labios pintados de rojo dispuesta a comerse el mundo.
“Principios básicos:
Ninguna mujer se despierta diciendo: “Dios, espero no enamorarme hoy”. – Hitch. 
-
Todas las mujeres crecemos, consciente o inconscientemente, con un objetivo fundamental desde que tenemos uso de razón (o más bien de corazón): encontrar el amor de nuestra vida. Nosotras siempre tan tradicionales… y yo no voy a ser una excepción. Ni la mujer más independiente, más moderna y más orgullosa podría negarlo.
Claro que también dicen que para conocer al amor de tu vida primero hay que tropezar con unos cuantos canallas. Todas tenemos un expediente abierto con algún caso. No podía ser tan fácil. Sin embargo, gracias a esos tropezones, vamos aprendiendo y cogiendo experiencia. Con el tiempo, desarrollamos el famoso detector para evitar lo que no nos conviene, que curiosamente suele ser lo que más nos atrae. Nos gustan demasiado los amores kamikaces, siempre ha sido ley de vida.
El caso es que para encontrar el amor de tu vida hay que arriesgarse las veces que haga falta. No lleva un cartel en la frente diciendo “Soy Él” para identificarse, así que déjate de ese miedo a sufrir que te impide darle la oportunidad a una nueva experiencia. De toda la vida de dios: No risk, no glory. Quién dice que el siguiente no puede ser el tren que esperabas… Lo más probable es que no, para qué engañarnos. Pero oigan, no desesperen, porque tengo un halo de esperanza que ofrecer: doy fe, por experiencia, que esa leyenda urbana de ¡será cuando y donde menos te lo esperes!… es cierta. Sí señoras, es cierta.
Para distinguirlo, el secreto siempre está en la sonrisa. Esa inevitable y delatadora sonrisa de enamorada perdida que tenemos todas al principio, la cual no tiene ningún mérito porque cualquier canalla sabe robárnosla al comienzo. Lo difícil y la clave es mantenerla hasta el final, y eso solo podrá hacerlo la persona que buscas, la única capaz de dibujarte esa sonrisa ahora y el resto de tu vida. Será entonces cuando podrás sacar tu corazón y anotar en secreto: objetivo cumplido.

-

Lo mejor que teníamos es que los dos sabíamos que en algún momento todo esto se acabaría. Lo mejor y lo peor, al mismo tiempo. Como los días soleados que acaban con tormentas de verano. Todo en un abrir y cerrar de ojos. Como un suspiro. Como una montaña rusa. Así de indeciso era lo nuestro. Quizá por esome nos enganché enganchamos tanto. Porque contigo cada día era algo nuevo y ninguna noche se parecía a la anterior. Porque lo nuestro habría sido un Oscar a “mejor guión” asegurado y un auténtico quebradero de cabeza decidir entre comedia o drama. Aún así, la vida nos pareció mejor que en las películas. Por eso sé que mereció la pena.

Pero no fue suficiente. Porque eso que dicen por ahí de que “si quieres algo con todas tus fuerzas acabará pasando” es cierto hasta cierto punto. Valga la redundancia. Porque entre nosotros no había futuro, por mucho que alguno de los dos quisiera. Y porque saberlo y seguir con esto era una locura, pero de locuras se vive y a veces hay que hacerlas para sentir que seguimos vivos.
Por dónde iba. Que me pierdo. Igual nos volvimos locos, locos como cabras. Porque podíamos pasarnos una noche entera riendo a carcajadas y saber que, al llegar a casa, dolería de verdad. Este era nuestro tema tabú.
Jugamos a interpretar papeles de tipos duros y fríos, a nunca pasarnos de la raya con eso de los abrazos y los besos, aunque más de una vez se nos fuera de las manos. Porque cuando cruzábamos esa línea, ya no sólo estábamos jugando con fuego… Quemaba de verdad.

Nunca estuve tan pegada al móvil por si recibía un whats app tuyo y nunca tuve tantas ganas de decirte todo lo que nunca te dije. Y por eso nunca nos despedimos. Un día, de la noche a la mañana, se había acabado. Sin hablarlo, no hizo falta, nos conocíamos bastante bien, más de lo que parecía.
Y nos entró tanto pánico que decidimos largarnos en sentidos contrarios y empezar a pensar con un poco de cabeza. Quizá fuimos unos cobardes, porque sabíamos que la despedida sería dura y que en una semana tú te habrías largado de esta ciudad y desaparecerías, no sé si por un tiempo o para siempre, de mi vida. Y todo este tiempo que nos volvió tan locos y tan felices se acabaría. Porque así fue como pactamos todo desde el principio. Y las reglas están para cumplirlas.

12.10.14

-

Creo que le estoy empezando a echar de menos. Creo que le estoy empezando a querer.

4.10.14

Las casualidades no existen.

Volviendo del centro comercial esta noche en el coche buscando sitio para aparcar, nada más llegar a mi pueblo he empezado a mirar cada moto que pasaba por la carretera desde la ventanilla del coche para ver si lo veía,después de ver una moto con la publicidad de donde él trabaja el corazón ya me iba acelerando cada vez más, pero falsa alarma, no era él, el casco que llevaba aquel chico no era como el suyo. Cinco minutos después me dice mi madre: Lidia, ahí está, es él. Y ahí el corazón que no me podía ir más rápido,estaba repartiendo comida a una casa, y a los diez metros de él había un sitio para aparcar el coche. Con el corazón a mil por hora y temblando, me adelanté , lo vi , le dije: chchch! Se giró y me dijo, andaaa, ¿ Que te has comprado ? le di dos besos, seguidamente se puso el casco y aparecieron mis padres, les dijo 'buenas' y yo estaba que no podía más de la verguenza.. Y le dije: bueno, no te canses mucho. Y se marchó con la moto. De repente le dije a mi madre: Mama, tócame el pecho... Y me preguntó: Lidia, ¿Estás enamorada? Y sonriendo contesté: No sé mama. Y ella me dijo: Sabes que las casualidades no existen, ¿verdad? Si él estaba ahí y hemos encontrado sitio para aparcar el coche a su lado, no ha sido una casualidad. Y ahí es cuando le contesté: Lo sé mama, algún día será mío por completo.
'Y te juro que eras capaz de hacerme temblar con solo mirarme eh.'
Y sí, posiblemente me esté enamorando de la persona prohibida, de una persona a la que enamoraron y se enamoró hace años ya, de una persona la cual comparte su vida con su pareja... Pero esa persona es perfecta, por más que quiera no puedo evitar no pensar en él, en su sonrisa, en sus ojos verdes, en su forma de hablar, de expresarse... Me vuelve loca que me llame tonta, fea , que se meta conmigo sabiendo que en cuanto me diga algo voy a sonreir como una imbécil, me encanta que lo adivine, sí, me encana que adivine el momento exacto en el que estoy sonriendo, porque eso provoca una sonrisa mucho más mayor en mi, es capaz de provocarme la sonrisa más grande del día.. ¿Como no enamorarme de una persona que es idéntica a mi y que además, piensa como yo? Cuando estoy con él pienso : bah , hoy no voy a besarle, tengo que acabar con esto en cuanto antes. Pero cuando me agarra de la cintura, me acerca su cara con la mía, mi nariz se roza junto a la suya, por mucho que me haga la fuerte, no puedo resistirme a esos labios carnosos, esos que besan de tal manera que me vuelve loca, que después de cada beso le miro a los ojos aún más enamorada que antes.Pero a la hora de la despedida es cuando llego a casa y sí... me derrumbo.Me derrumba pensar que en ese momento estará hablando con ella a la vez que conmigo y que, seguramente, al día siguiente estará con ella mientras a mi me diga: A la noche hablamos. Creo que son las peores horas del dia, no quiero compartirlo con nadie, quiero que sea MÍO, y de verdad, creo que es el chico ideal para mi.
Mi mejor amiga me pregunta, + ¿Porqué te conformas Lidia? Y ahí es cuando le contesto lo primero que me viene a la cabeza... - Porque tengo esperanzas, no sé de donde las saco, pero las tengo.